Home / Escritos / “Sisu”, la receta finlandesa para los momentos difíciles

“Sisu”, la receta finlandesa para los momentos difíciles

Para el pueblo finlandés, “sisu” tiene un significado místico, casi mágico. Más que una palabra es una inyección de energía y coraje que queda impregnado en su propio legado cultural. “Sisu” es fuerza de voluntad, es determinación, perseverancia y es ante todo resiliencia. Es casi como la espina dorsal de un pueblo que tiene en esta palabra el mejor remedio ante las adversidades.

Algo que siempre resulta vivificante y enriquecedor es sumergirnos en culturas diferentes a las nuestras para aprender, para reflexionar en diversos términos que a fin de cuentas, comparten raíces comunes que a todos nos son familiares. Sisu, (pronunciado see’-soo) da forma a esa actitud resiliente que tanto nos suena, que tanto nos inspira y que intentamos aplicar en nuestro día a día.

“El mundo rompe a todos, y después, algunos son fuertes en los lugares rotos”

-Ernest Hemingway-

El origen de esta palabra es para los finlandeses algo muy especial. Tanto es así, que a día de hoy podemos encontrar en este país coches de la marca Sisu, vehículos blindados, el rompehielos MS Sisu, e incluso una marca de caramelos de sabor intenso para aclarar la tos. Asimismo, cabe destacar que en la Antártida hay un monte con este mismo nombre tras que Veikka Gustafsson, un alpinista finlandés, lo coronara en los años 90.

Sisu es una mochila que llevar en el propio corazón para echar mano de esas agallas que tan a menudo nos hacen falta para encarar las dificultades cotidianas. No es por tanto una estrategia puntual, no es un parche ni una medicina genérica para un instante desesperado. Los finlandeses asumen esta actitud como una filosofía de vida, como un tendón psíquico que ejercitar a diario.

Sisu, una palabra intraducible con un pasado muy concreto

El 30 de noviembre de 1939 la Unión Soviética declara la guerra a Finlandia, justo tres meses después de que se iniciara la Segunda Guerra Mundial. Este conflicto es uno de los más admirados y estudiados en los libros de historia: duró a penas 105 días y supuso para los rusos un auténtico desastre militar.

La llamada “Guerra de Invierno” era, a primera vista, una auténtica batalla perdida para los finlandeses, contaban con muy pocos soldados (la mayoría ni tan solo tenían con uniforme) en comparación con los 2,5 millones de soldados de los que disponía el ejército rojo.

Al batallón de hombres se le añadía sin duda la maquinaria de combate rusa, con sus poderosos tanques y sofisticados aviones. Todo parecía presagiar que Finlandia sería en breve tierra quemada y conquistada, pero con lo que no contaban los soviéticos era con el aguerrido carácter finalandés. Fue entonces cuando surgió una palabra entre los soldados finlandeses que les servía como clave motivacional y a su vez, como invocación a su espíritu guerrero. La palabra mágica era “sisu”.

Ese termino les servía para alimentar el coraje y la no rendición. Para evadir el miedo, alimentar la determinación, escampar la inseguridad y sacar fuerzas cuando, aparentemente, todo está perdido. Los libros de historia comentan que si los soviéticos cayeron fue por el duro invierno y por los espesos bosques donde eran incapaces de orientarse.

Tal vez fuera así, pero los analistas saben que algo muy especial ocurrió en esa guerra: los soldados y la población se aliaron de forma estratégica, crearon pequeños grupos de ataque que sembraron un pánico atroz entre las filas rusas. Fue entonces cuando emergió lo que se ha llamado “el espíritu de invierno finlandés”o “Sisu”.

About admin

Check Also

El adiós a un amor que duró mucho tiempo

Recuerdo que el mirarte a los ojos me erizaba la piel, tu sonrisa provocaba en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *